lunes, 27 de julio de 2009

Prueba de matemáticas.

Disculpe señorita pero hoy no estudié, ¿puedo ir al patio?
No, le dijo. Vos deberías haber estudiado como los demás,
¿no te das cuenta que es injusto para todos?
Ella agachó su cabeza y susurró: Injusto es que me rompan el corazón.
¿En cuatas partes?
Le dije que no estudié señorita, contestó.
En cuantas partes rompieron tu corazón pregunto.
No se, todavía no me fijé, pero duele.
¿Cuánto?
Mucho.
¿Cuánto es mucho?
No se, mucho, como cuando comés mucho y te duele la panza.
¿Y como cuánto comiste?
No se señorita, no se nada, no estudié. ¿No entiende que no estudié?
No se nada, no entiendo nada, ¿qué hago?
Hacé la prueba.
Se sacó un diez.

1 comentario:

yama dijo...

o cómo cuando te golpeás un dedo muy muy fuerte y viene alguien y te pisa.

de todas maneras, sigue sin ser suficiente.



te quiero piba.
muchos jorgitos negros para ti.
salut.